domingo, 10 de marzo de 2013

Ensalada de patata, salmón y creme fraîche



Hace cinco años, cuando estábamos buscando casa para mudarnos, estuvimos dando vueltas por casi todo el litoral mediterráneo cercano a Barcelona.

En una de esas visitas, nos llevaron a ver la que denominamos: "La casa de los horrores". Era una casa, en la zona del Garraf, preciosa por fuera, con una impresionante piscina pero que nada más poner un pie dentro, el bello se nos puso de punta.
La casa, además de estar pintada de multi colores muy llamativos, estaba tal cual la dejaron sus propietarios. Y tal y como la vimos, debieron dejarla a toda prisa, como si un huracán fuera a aparecer en los siguientes minutos.
Los zapatos de la niña de que debió pasar allí los primero años de su infancia, estaban en medio del comedor. Ropa de la que debía ser la madre, dejada por cualquier sitio como si fuera la protagonista de una película justo ante de tener el encuentro sexual de su vida. El despacho del que debía ser el padre, tal y como lo dejamos el resto de los mortales, cuando estamos trabajando y debemos hacer un parón, para ir al baño. Y la cocina... con los restos de un desayuno que iba a preceder a un almuerzo que nunca llegó. 

En la habitación de la niña todavía estaban los últimos dibujos que imaginó en el que era su hogar. Los armarios estaban llenos de la ropa que vistieron durante las temporadas que la familia estuvo unida.
En esos momentos ya no estaban unidos y ya no eran familia.



No se si nos sorprendió más la fotografía de la huida rápida de los habitantes de esa casa o lo despreocupado del agente inmobiliario al enseñarla sin haber llevado a una brigada de limpieza con anterioridad.

Cuando te separas debes lidiar y pelear por quién se queda la casa, los niños, el perro, el coche y el sofá.
Si sois gente civilizada (y entiendo que si sois seguidores de este blog, lo sois...), la solución llega después de varias discusiones (civilizadas) y una dosis bien alta de objetividad y alma de buena persona por partes iguales.

Pero... ¿quién se queda con los recuerdos? 
Quién se queda con los nervios de la primera cita?
Quién se queda con el sabor del primer beso?
Quién se queda con la calidez de los abrazos que tanto confortaban?
Quién se queda con la ilusión que compartíais ante los éxitos compartidos de los últimos años?
Quién se queda con los malos momentos superados conjuntamente?
Quién se queda con las noches en vela por volver a recorrer un cuerpo que ya te era conocido?
Quién se queda con las confesiones, las complicidad, las conversaciones sin palabras....

Esa familia dejó todo lo material en esa casa, pero los recuerdos... Cada uno seguro que se llevó sus propios recuerdos.

Ojalá existiera un banco de recuerdos, en el que dejarlos a plazo fijo hasta que estés preparado para sacarlos y disfrutarlos sin que duelan. (Ya puestos, si además te dan algunos buenos intereses, mejor que mejor...). 


Os traigo esta fantástica ensalada, bien completa y deliciosa.
Patatas hervidas, salmón ahumado y creme fraîche... Todo aderezado con cebollino, albahaca, AOVE y unas gotas de limón. Es una delicia.

Disfrutad de la semana. 




Ingredientes:
- Patatas de guarnición
- Agua
- Sal
- Salmón ahumado
- Creme Faîche
- Cebollino
- Albahaca
- Aceite de oliva extra virgen
- Zumo de limón

Elaboración:
Poner agua a hervir en una olla grande.
Hervir las patatas enteras hasta que estén hervidas. Cuando estén, refrescar y pelar.
Cortar a trozos y poner en la fuente o plato en el que vayamos a servir.
Cortar el salmón ahumado y añadir a las patatas. Añadir también cucharadas de creme fraîche al gusto.
Picar el cebollino y la albahaca y espolvorear por encima.
Aderezar con aceite, sal y una gotas de limón.
Servir.

21 comentarios:

  1. todo un placer de ingredientes, el salmon me encanta
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta¡¡¡ Soy fan de las patatas, en todas sus modalidades, jajja. Me apunto esta receta. Besos

    ResponderEliminar
  3. Estoy imaginando la escena. La has descrito como si formara parte de una película......... qué razón tienes con los recuerdos.
    Me encanta esta ensalada con el salmón y las patatas aunque nunca he probado la ensalada con creme fraiche.
    Bss y buena semana

    ResponderEliminar
  4. tu lo has dicho una ensalada bien completa y deliciosa
    bona setmana
    peto

    ResponderEliminar
  5. Si, las separaciones son difíciles, pero vamos, dejarlo todo tirado por en medio de la casa me parece muy fuerte... La ensalada me encanta, me la imagino para un día de primavera, disfrutándola en la terraza con una buena cervecita... Besos!

    ResponderEliminar
  6. Uma salada linda e deliciosa...gostei muito.
    bjs

    ResponderEliminar
  7. La vida es un y venir, dicen que nada es para siempre y si es así, se procura que el desenlace sea lo menos doloroso, con recuerdos que calienten el alma y que empujen a seguir vibrando con lo que viene a futuro y esta presente, como esta ensalada que vibra en colores y ricura!

    Un abrazo enorme Mon, que sepas que me encantó esta entrada, he visualizado cada momento que describes, buenísimo ;)

    ResponderEliminar
  8. M'imagino l'escena... A mi m'ha fet pensar en una desaparició tràgica...
    Les amanides de patates tenen un no-sé-què especial que m'enganxen!
    Una bella imatge la de l'amanida!

    ResponderEliminar
  9. oigo salmon y babeo!! mezcla exquisita!! presentacion divina y las fotos espectaculares!! por algo te sigo!! :P
    La hare, proque me encanta! gracias y un besote!!

    ResponderEliminar
  10. Esta ensalada no es para dejarla escapar como hicieron los protagonistas de tu entrada jeje Ideal para la primavera que está a puntito de llegar. Besos!

    Ana

    ResponderEliminar
  11. Oh! qué buena pinta la ensalada ...
    En cuanto al banco de recuerdos sería un gran acierto crear un almacén de cosas intangibles y bonitas, para poder ver de dónde procedemos y todo lo que hemos avanzado. Sería un gran empuje para los momentos más bajos.

    Besos,
    Yolanda

    ResponderEliminar
  12. Que ensalada más vistosa y buena! La combinación es fantástica, ya me comería un plato ahora que ya es casi hora de comer ;) A ver si ahora que va llegando el buen tiempo la hago algún día.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Y conforme leía y veía a través de tus ojos mi vello se erizaba también, que horror llegar a esto y que horror que alguien lo muestre con indiferencia.
    La ensalada realmente deliciosa, todo un placer visual y para el paladar.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  14. Deliciosa llena de sabor y color, me encanta. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  15. Yo si creo que hay un banco de recuerdos. Uno personal, que todos llevamos dentro, y que cerramos a cal y canto cuando no somos capaces de revivir determinados momentos. Pero están ahí. Solo tenemos que guardarlos hasta que seamos capaces de saborearlos como lo que son: recuerdos. Tu ensalada me encanta. Sencilla pero muy rica. Un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Una amanida que no pot fallar amb els ingredients que porta!! És un clàssic a casa quan arriba el bon temps!!
    P.D: Em penso que hi ha molts agents inmobiliaris despreocupats.... Nosaltres quan miravem pis fins i tot ens va portar a un, on encara hi havia gent vivint!!! jajajja
    Petonets, i bona setmana!! MAR, de EQNME

    ResponderEliminar
  17. Qué rica y la crema le da un toque estupendo!
    un beso

    ResponderEliminar
  18. Món, una molt bona amanida. Del banc dels records m'estimo més no parlar.
    Una abraçada,
    Nani

    ResponderEliminar
  19. Que fácil y que colorista queda la ensalada.
    Es muy importante comer en colores, ya lo sabíamos, peor hoy lo ha confirmado de nuevo ... Carme Ruscalleda.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  20. Me ha impresionado-encantado-horrorizado tu entrada.

    Yo he pasado por separaciones (hace como mil años, cuando aún vivía en México) y he tenido que agarrar mis pocas cosas y salir practicamente huyendo, pero siempre sola, vamos que ni el gato me he llevado (de lo cual me arrepiento :((). No imagino como podría ser tener que arrastrar a una criatura en una situación de este tipo, pero si me imagino que se hace todo por el bien de los hijos y el de uno mismo.

    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar