jueves, 19 de julio de 2012

El Petit Celler



Hace algunos días, tuve la oportunidad de asistir a una cata de vinos muy especial. 
De hecho, se trataba de un juego "Quién es quién?". 

Hay alguna forma mejor de aprender?
Recuerdo cuando en la universidad, teníamos un profesor que hacía que su asignatura (un palo) fuera de las preferidas de todos los alumnos porque llenaba sus explicaciones con ejemplos, casos reales para que viéramos la aplicación y juegos en los que él era el primero en participar.

Bien, pues el juego en cuestión se trataba de catar cuatro vinos tintos e intentar identificar qué precio tenia cada uno. Teníamos pistas: sabíamos que uno de ellos era de 6€, otro de 60€, otro de 600€ y uno último que llamamos jocker ya que se podía tratar de cualquier precio. Interesante.



La cata se hacía en El Petit Celler un nuevo punto de encuentro para los amantes del vino y de la buena gastronomía, en Barcelona, más detalladamente, en la Calle Beethoven. Me hizo gracia recordar la calle ya que cuando era jovencita allí había una discoteca bastante famosa donde pasé algunas muchas noches entre amigos y hace un tiempo, tuve las oficinas justo al lado.

Bien, batallitas aparte, El Petit Celler es una empresa de Manresa, dedicada a la venta de vinos y destilados al por mayor y al detalle. Además han ampliado la oferta a productos delicatessen como quesos, jamones, patés y algunos dulces como las catanias que puedes degustar allí mismo, ya que han habilitado una zona de degustación. (Todo realmente exquisito).



Cuando entras, lo primero que te llama la atención es su gran exposición. Una pared inmensa con más de 900 referencias de vino de un total de 3.000 con las que trabajan (entre vinos, cavas, champagnes y destilados). 
También disponen de una "sala de los tesoros" donde Sebastián, el propietario que nos enseñó la tienda, no quiso decir el valor de los caldos que allí había. Viendo las referencias que había, se puede intuir, pero da vértigo decirlo.... 

Empezamos la cata con algo de vergüenza entre los iniciados y no conocidos, pero nos animamos después del primer sorbo y al comprobar, que aunque había grandes entendidos que podían descifrar las variedades y las añadas de cada vino, había total libertad para decir lo que te transmitía el vino, sin tener que sentirte mal.
Después de algunas experiencias, se agradece que nadie vaya de experto y que todos podamos aprender de todos y compartir experiencias y sensaciones.




Los vinos que probamos fueron:
- Ferrer Bobet 2009 Edición Especial. Priorat: aprox 60€. Sinceramente, este vino no vale lo que es.... o como mínimo para mi paladar.
- Petit Bernat 2011. Pla de Bages: aprox 6€. Muy bueno, fresco y ligero. Calidad precio sensacional.
- L'Ermita. Álvaro Palacios 1998: aprox 600€. Qué voy a decir. Increíble, aunque necesitaba algo más de tiempo para oxigenarse. Aún y así, una joya.
- Artadi Pagos Viejos 2006: aprox 80€. Realmente bueno. Quedaba muy buen sabor en boca.

Si queréis tener más detalle sobre cada uno de ellos, podéis acceder a su web, donde cada vino tiene su ficha.

Todo un placer para los sentidos y para el alma. Y no nos engañemos, no cada día se toma un vino de 600€.


Sebastián ha tenido la generosidad de maridar tres de los platos de Recetas de Mon Magazine nº1. Tomo buena nota de sus propuestas!

Ensalada de melón con foie micuit: Vino blanco Coma Alta, 2010. D.O. Priorat. 20,95€


Arroz negro: Cava Oriol Rossell Reserva de la Propietat. 28,99€


Sardinas escabechadas: Espelt Mareny. D.O. Empordà. 6,70€


Podéis consultar las recetas en la revista (aquí).

Espero que os haya gustado la entrada y que disfrutéis del fin de semana que ya está llegando!







7 comentarios:

  1. caray en mi vida he tenido la suerte de probar un vino de 600 euros,pero no siempre lo mas caro es lo mejor.Y desde luego Monica un placer para los sentidos y para el alma.
    Y un buen marinaje de vinos para tus platos te ha hecho Sebastian
    beso

    ResponderEliminar
  2. Ostras nena, que lujazo!! Es verdad que lo de probar un vino de 600 Euros no pasa cada dia... Seguro que fue super interesante. Me apunto el sitio que de vez en cuando vamos de compra de vinos a sitios especializados. Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Tuvo que ser una cata muy divertida, es la mejor manera de aprender.
    600 euros por un vino es mucho dinero, pero imagino que hay gente que lo tiene y lo paga.
    Unos buenos maridajes para tus recetas, debes sentirte contenta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aunque trabajé en una enoteca jamás probé un vino tan caro aunque vendí muchos, supongo que el comprador/degustador sabe que paga cuando pide un vino de este precio, en mi caso temblaría nada más pensarlo, pero un buen vino independientemente del precio si es bueno no te deja indiferente. Un besito

    ResponderEliminar
  5. Hola Mónica. Qué bueno lo de la cata a ciegas. A mí me encantaría hacer una. Me pasa lo mismo con la comida. Me encanta imaginar y sentir lo que como sin estar predispuesta a uno u otro sabor. BeZitos.

    ResponderEliminar
  6. Una cata de vi molt interessant. Jo sóc una enamorada dels vins del Priorat. Unes excel·lents fotos.
    Bon cap de setmana,
    Nani

    ResponderEliminar
  7. Qué buena iniciativa la de la cata ... aunque saldría carísima porque un Priorat del 98 no se abre todos los días!!!

    Feliz finde y mil besos,
    Yolanda

    ResponderEliminar