jueves, 18 de diciembre de 2014

Recetas de Mon Magazine, nº 11. Invierno 2014




Siempre digo que vivo las estaciones dos veces de forma muy intensa: una cuando tengo que preparar el siguiente número del Magazine y otra, cuando realmente la vivimos en primera persona.

Gracias al tiempo que hemos tenido durante el 2014 he estado preparando  helados con 8º y horneando Roscones de Reyes a 18º... Es lo que tiene. Eso sí, aunque a mi dieta no le sentara demasiado bien, a mi (en ese momento tengo desdoblamiento de la personalidad) me han sentado de maravilla.

Pues ya está aquí el nuevo número, el número que de invierno que se convierte en número de Navidad por arte de magia.
En él encontraréis, como siempre, platos fáciles, rápidos y deliciosos para poder tomar estas fiestas o fuera de ellas. También un mini especial "Regalos hechos con amor" para poder pasar de flores y cava y llevar a casa de nuestros anfitriones detalles hechos por nosotros mismos.
Podéis descargarla aquí.

Espero que os guste, que la disfrutéis y que paséis unas fiestas fantásticas.

Nos vemos en unas semanas con muchas novedades. ¡Os espero!

domingo, 14 de diciembre de 2014

Bocadillo de bacon, rovellons y crema de queso



Hace dos días estábamos chapoteando en la playa y de repente ya es Navidad...
Nuestras pantallas han cambiado de golpe de emitir playas exóticas donde quieres pasar el resto de tu vida a vivir historias de amor y decadencia endulzada a partes iguales, entre copos de nieve y Santas con el colesterol por la nubes.

Cada año digo lo mismo y éste no iba a ser menos y lo vuelvo a repetir. Me encanta la Navidad como concepto, pero no la Navidad real.

El concepto es una Navidad con blanca nieve en toda la ciudad, abrigados hasta las orejas (nunca he utilizado orejeras y me encantaría hacerlo) y jugando a tirar bolas de nieve a la menor oportunidad.
Cenas familiares donde aunque hayan pequeñas indirectas siempre se dicen desde el cariño, familiares encantadores, regalos fabulosos, comidas deliciosas (y siempre en su punto) y una pareja que te profesa amor incondicional y nunca se corta las uñas de los pies.



La realidad, es que nunca nieve y por dos copos que caen se forma un caos que para qué y además la nieve no es blanca si no que queda un poti-poti marrón que lo último que quieres es tirárselo a alguien, aunque sea tu mayor enemigo, en forma de bola. Las cenas familiares son más por obligación que por devoción, los regalos no siempre son fabulosos las veces que existen y algunas veces la comida esta más seca que un chorizo. Y del amor... mejor no hablamos. 

Por eso, adoro las semanas previas a Navidad, esas en las que puedes disfrutar de la decoración pero todavía no tienes discusiones sobre dónde y con quién vas a pasar los días señalados. Porque no entiendo esa obsesión con tener que ir a comer/cenar/regurgitar en casa de algún familiar. (Sí, hoy tengo el día un poco "despegado"...).



En fin, que si antes de las grandes comilonas, queréis daros un capricho de lo más rico, probad este bocadillo con bacon (churruscadito), rovellons o níscalos a la plancha y crema de queso. Para acompañar esta delicia y hacer honor a estas fechas la cerveza Abadía Maset Reserva Navidad, una cerveza triple malta y doble fermentación, que contiene una mayor graduación (11%) y así vamos entrando ya en situación...

A final de semana os podéis perder el nuevo número del Magazine. Pasaré lista. :-)

¡Disfrutad de la semana!


jueves, 11 de diciembre de 2014

Codornices al Moscatel con bacon y bruselas




Si habéis visto por las noticias a una catalana amarrada a una farola para no caer de morros, esa, era yo. El viento me ayudó a caminar sin pisar el suelo unos 300m y cuando me veía en el suelo, encontré la farola y me cogí a ella. Salvada.

Porque quiero deciros algo: Cuando el viento te "transporta" (por no decir, te empuja a traición), no lo hace como si fueras Mary Poppins, no. No te levanta para arriba con estilo y glamour como si fueras un angel de Victoria's Secret. Pues no. Simplemente te pega un sopapo por donde pilla cayéndote al suelo de culo, de lado o de morros, con muy poco glamour y mucha vergüenza. Eso es lo que hace el viento, que no os engañen.

Ayer con la ventolera que hizo fue como estar discutiendo todo el día y eso, ahora que me siento en paz con el mundo mundial, me dejó ko.
¿Sabéis esa sensación de caos? Pues fue así todo el día. Hasta la tarde, que volviendo a casa el cielo se transformó en un lienzo y los colores parecían acuarelas. Qué bonitos son estos cielos, con la carretera ya tranquila. Llegó la calma. Y como con las discusiones, cuando llega la calma, se aprecia mucho más. 



Bueno, cambiando de tema y metiéndonos en la receta: Hace unos días fui a la presentación de los nuevos estuches de Lékué. Creo que la sorpresa general fue que uno de ellos, hondo (como el que veis en las fotos), se puede hacer un pollo asado. Lo probamos allí junto con otras recetas como almejas, purés, etc. y la verdad es que me sorprendió.
Tengo una amiga que es fan y que los estuches de Lékué le han facilitado la vida. Con eso y un microondas, ya puede alimentarse dignamente.
Yo me he vuelto adicta a preparar el pescado en ellos. Nada de horno y de manchar. Unos minutos con sal, limón y chorrítín de aceite y voilà. Pescado listo.

Para probarlo hice estas Codornices con Moscatel, coles de bruselas y faja de bacon. La verdad es que quedaron muy buenas, tiernas y jugosas, aunque para darle el punto más dorado y crujiente, le di un golpe de grill en los últimos minutos. 




Os dejo la receta.

Espero que os guste y que ¡disfrutéis del fin de semana!


jueves, 4 de diciembre de 2014

Brownie Cookies {Sin Gluten}



La educación es un must pero el hambre y la agonía puede con todo.

Mi perro huele un trozo de pan a 500 y sale disparado hacia él, comiéndoselo como si no lo hubiera hecho en los seis años que tiene, pero las personas, es ver una bandeja de cocktail con bocaditos y nos abalanzamos encima de ella. Sin compasión.



El otro día acudí a un cocktail donde había tal cantidad de gente que los camareros fueron superados por la convocatoria. Los pobres salían con las bandejas y directamente era arrollados como si Justin Bieber se pusiera en la puerta de un colegio. 
Dicen del poder del dinero.. ja! Un montadito en una fiesta abarrotada sí que tiene poder, más que dos tetas, te lo digo yo.
Codazos, espachurramientos y alargamientos de brazos para coger el bien preciado. Nos convertimos en super-héroes para comer un pincho de tortilla.

Pero no hace falta ir se a un evento, ... No me digáis que nunca habéis oído decir en el aperitivo de alguna boda "coloquémonos aquí que es por donde salen los camareros con las bandejas". ¿O no?



En fin, que yo cuando veo eso, hago caso de mi madre, me doy media vuelta y me voy. Sin más. Doy gracias por poder costearme por ahora alguna que otra cena cómodamente. Sin empujones, pisotones, ni lanzamiento de miradas asesinas por haber cogido la última oliva.

Exageraciones a parte: Os gusta el brownie ¿verdad? ¿Y las cookies? Si habéis afirmado a las dos preguntas, mirad qué os traigo: Brownie Cookies y además sin gluten, así que toda la familia hasta los celíacos, pueden darse el capricho. Eso sí son una bomba. Deliciosos. Pero una bomba.



La receta la podéis ver en el Magazine de Otoño en la pág. 73.

Espero que os guste. Disfrutad de la semana y del puente!


domingo, 30 de noviembre de 2014

Tartaletas de brandada de bacalao

Tener un perro en días de lluvia es toda una muestra de amor.
Ya podía ser Buck un perro de los que no les gusta la lluvia o el agua más que para beber.
Pues no. Mi perro es todo lo contrario. No lo verás nunca encantado cuando lo bañas, ni mojando las patas en el mar (más bien lo verás a 5 metros de la orilla). Tampoco lo verás tirándose a la piscina si no es por puro error, como pasarse de frenada.
Lo que sí le verás hacer es chapotear en charcos y charquitos, hacer la croqueta en la hierba mojada y disfrutar como un enano con la lluvia. (Podéis ver el resultado aquí y aquí)

Ya os lo he explicado varias veces, pero es que este fin de semana se lleva la palma. Desde el viernes no ha parado de llover, lo que significa que en los dos paseos que damos a diario vuelve empapado y por consiguiente, tengo el piso que parece una leonera. Literal.



En fin, que después del paseo y  de resignarme por cuarta vez este fin de semana, me he dado un baño relajante, me he tomado una copa de vino y ahora estoy aquí escribiendo. Eso sí, con el pichurro-pollo al lado.

Fuera de estos pequeños contratiempos, cada vez me gusta más lluvia. No es que cambie un día de lluvia por uno de sol, pero de vez en cuando apetece pasar un fin de semana en casa, relajada, con el mando de la tv en una mano, una copa de vino en la otra y tapada hasta arriba con una manta de esas mulliditas. Es una delicia esa luz medio apagada y ese sosiego que se respira. Nadie sale a la calle si no es estrictamente necesario y los que salen lo hacen resguardándose de la lluvia y con paso decidido.
A mi me encanta estos días así pasear por el parque. Los patos y ocas siguen medio dormidas bajo la lluvia, el lago se llena de pequeñas burbujitas con el caer de las gotas y no hay nadie. Huele a verde y a humedad. Parece una estampa de Dickens. Es meláncólico y a la vez romántico. 




Hoy me apetecería una fondue como esta, pero tomaré estas tartaletas de brandada de bacalao que tampoco están nada mal. Se pueden tomar tanto frías como calientes y son pura cremosidad.

Espero que os guste y que no os mojéis demasiado...

Disfrutad de la semana.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Pequeños grandes fotógrafos {Jackie Rueda}

Me he enamorado de esta imagen con las pompas de jabón. Literal. {Fotografía: Jackie Rueda}

Cuando era pequeña, mi "colección" de cámaras consistía en dos:

1. Una de color verde chillón que cuando apretabas el disparador salía una especie de gusano/payaso con un ruidito que los fabricantes consideraron divertido (sólo ellos, los padres y los niños lo odiábamos).
2. Una diminuta que cuando mirabas por el visor y disparabas aparecía una diapositiva y así. Tenía 5 diapositivas y basta.

Muy entretenidas ambas, ¿a que sí? Especialmente la del gusano chillón que además para volver a utilizarlo, tenias que meterlo dentro de nuevo apretujándolo para que volviera a su "agujero" y así, poder volver a asustar a alguien. Ese era el objetivo, obvio.

{Fotografía: Jackie Rueda}


Estoy segura que si mis padres hubieran visto en Imaginarium (para eso, Imaginarium debería haber existido por entonces) el libro de Jackie Rueda "Pequeños grandes fotógrafos", me lo hubieran comprado.
De hecho, cuando hablé con mi hermana del tema, no me dio tiempo a proponerle que se lo regalaba a mi sobrino, porque ella ya se lo había comprado.

Muchos conoceréis a Jackie bien por su Vuelta al Mundo, por su cálido blog a pesar de las temperaturas que se gastan en Montreal o bien por su escuela a los que muchos somos adictos.

Pues el nuevo hijito de Jackie salió a la luz hace unos meses y como todo lo que hace, está siendo un éxito. Con su lenguaje sencillo y cautivador propone a los pequeños de la casa 10 secretos para que lo pequeños de la casa se adentren de forma divertida y educativa en el mundo de la fotografía.

¿Sabéis el chollo de tener un hijo fotógrafo? Imaginaos... ¡Saldréis en las fotos! y además y no menos importante, mirareis a través de sus ojos.

{Fotografía: Jackie Rueda}


Pues ya sabéis, si tenéis que hacer algún regalo estos días (o fiestas), no lo dudéis porque además cuesta menos de 10€. 

Si estáis interesados, podéis ir a una tienda Imaginarium o bien comprarlo por internet aquí y si queréis ver la presentación oficial que hizo Jackie en su blog pinchad aquí.